La educación en México y en muchos países de Latinoamérica se ha caracterizado por la implementación de modelos educativos de carácter tradicional, en los que se le da prioridad al resultado más que al proceso seguido para llegar a la respuesta en cualquier experiencia de enseñanza y aprendizaje.

Otro elemento que nos distingue a nivel nacional es la carga excesiva de contenidos en los planes y programas de las materias en cualquier nivel educativo, y la obligatoriedad para cumplirlos provoca que la memorización sea el medio más recurrido para que los alumnos “aprendan”.

Y más aún, los alumnos de cualquier nivel educativo tienen un área de oportunidad en cuestiones de razonamiento verbal, matemático, lectura de comprensión y pensamiento científico.

Lo anterior se corrobora con los datos obtenidos en la prueba de PISA que aplica la OCDE a los países confederados a este organismo, en la gráfica de la derecha podemos observar estas cifras.

México obtuvo puntajes significativamente bajos en la prueba PISA a comparación de otros países que también fueron evaluados. Si bien México obtiene mejores resultados que otros países de Latinoamérica como Colombia, Brasil y Perú; el reto sigue siendo el mismo: mejorar la calidad educativa de nuestro país a través de estrategias que ayuden a razonar a los alumnos para resolver problemas, enfrentarse a la vida y transformar el entorno en el que viven.






En México se aplicó en el 2016 la prueba PLANEA para evaluar conocimientos y habilidades de lenguaje y comunicación, así como de razonamiento matemático, obteniendo resultados poco satisfactorios en todos los niveles, y en Educación Media Superior no fue la excepción:


RESULTADOS OBTENIDOS DE LA PRUEBA PLANEA 2016 EN EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR MATEMÁTICAS


RESULTADOS OBTENIDOS DE LA PRUEBA PLANEA 2016 EN EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR LECTURA DE COMPRENSIÓN Y COMUNICACIÓN